lunes, 21 de julio de 2014

Pampa


















 



Los murales se pintaron en una casa abandona a unos kilómetros de Villa Soriano (Uruguay) y pudo realizarse gracias a la ayuda, organización y amistad de Residencia Vatelón  (Andrés y Clarisa)
Fotografías: Andrés Boero Madrid

1 comentario :

helado dijo...

Que bonitos!!!! Quien tuviera una ventana en el estomago!!!!!!!

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs